Síntomas de un exceso de toxinas

estrenimiento
Un exceso de toxinas no es nada bueno. Por eso habrás oído más de una vez lo importante que es desintoxicarse cuando el cuerpo nos lo pide. Los hábitos saludables funcionan, pero eso no nos hace inmunes a sus efectos, puesto que las partículas con las que compartimos espacio en nuestro ambiente pueden ponernos en aprietos sin que los órganos excretores puedan actuar a tiempo y en consecuencia.

La acumulación de toxinas suele provocar reacciones a nivel físico y mental, como por ejemplo las que describo a continuación.

Aumento de peso sostenido en el tiempo

Un problema hormonal puede ser la causa de un aumento de peso sostenido en el tiempo. Hay personas que no pueden librarse de él ni haciendo deporte y comiendo bien. Sin embargo, también puede deberse a niveles altos de tóxicos que provienen de productos alimenticios y de cuidado personal.

Fatiga

Un aumento de toxinas hace trabajar al cuerpo más de la cuenta para eliminarlas, por lo que es normal sufrir fatiga en estos casos. También es habitual tener problemas para dormir y para concentrarse.

fatiga

Problemas en la piel

La piel habla por sí sola. Refleja la sobrecarga tóxica en los tejidos y en la sangre. De ahí que pueda aparecer acné, erupciones cutáneas y otro tipo de reacciones alérgicas que muestran las dificultades que tiene el cuerpo para eliminar toxinas. La psoriasis, los brotes de eczema y las ojeras también pueden aparecer por culpa de esas toxinas.

Estreñimiento

Los niveles de intoxicación en el cuerpo provocan estreñimiento, y éste a su vez hace que aumenten los niveles de toxinas porque no podemos liberarlos. Lo peor es tener otros problemas como inflamación, dolores estomacales o dificultad para absorber nutrientes.

Dolor de cabeza

El hecho de que las toxinas se acumulen en la sangre hace que el sistema nervioso se resienta, por lo que no es de extrañar que podamos sufrir dolores de cabeza con más frecuencia de lo normal. El tejido nervioso es muy sensible a los desechos.

dolor de cabeza

Aumento de la temperatura corporal

La acumulación de toxinas hace que el hígado trabaje a destajo, lo que provoca una segregación de sudor que se produce por el simple hecho de que el cuerpo trata de expulsar toxinas a través de la piel.

Mal aliento

Puede que lavarse los dientes a conciencia no sea necesario para evitar el mal aliento, sobre todo cuando aparecen problemas digestivos y acumulación de toxinas en el hígado. El tracto digestivo se ve perjudicado y aparecen con facilidad bacterias que van a parar a los dientes, las encías y la boca.

Acumulación de grasa

¿Por qué hay que desintoxicarse para perder peso? Pues porque se eliminan las sustancias de desecho que se quedan en nuestro cuerpo en forma de grasa. Esto es así porque las toxinas afectan a los niveles de colesterol y glucosa en sangre, y eso hace que la grasa se acumule especialmente en la zona abdominal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *