¿Qué es la hiperhidrosis palmar?

sudor-manos
La hiperhidrosis palmar consiste en una producción excesiva de sudor respecto a las necesidades fisiológicas que el cuerpo tiene en cualquiera de las estaciones del año y con independencia de la temperatura ambiental que haga. Este trastorno es más habitual de lo que inicialmente se piensa, ya que afecta a alrededor de 2% de la población. Además, sus síntomas empiezan a notarse en la adolescencia, aunque también puede aparecer en la niñez. No obstante, tiene tratamiento y puede ir mejorando conforme van pasando los años.

Causas

Una de las principales causas de la hiperhidrosis palmar está en la sobreestimulación de las glándulas ecrinas, que son las que se encargan de regular la temperatura. Una sobreestimulación que se produce por estímulos desproporcionados de sistema nervioso en relación con la temperatura exterior.

Pero, además, puede deberse a un problema de estrés, miedo o ansiedad, aparte de haber una predisposición genética, que está presente en el 65% de los casos. Igualmente es posible que aparezca por la realización de diferentes actividades cotidianas.

Síntomas

El principal síntoma de la superhidrosis palmar es el sudor excesivo de las palmas de las manos y que, además, aparece de forma imprevisible y sin que aparentemente haya una causa que lo justifique.

sudor-manos
De esta manera, las manos siempre están húmedas -pero no se produce mal olor por este sudor-, aunque si es probable que disminuya la calidad de vida de estos pacientes e incluso alterar sus actividades públicas y cotidianas.

Tratamiento

La hiperhidrosis palmar tiene tratamiento. El médico, después de realizar una exploración y analítica completa para determinar que es esta enfermedad, puede prescribir algunos tratamientos.

En general, el que más se utiliza es el que emplea la toxina botulínica y que consiste en inyectar pequeñas cantidades en la zona para que se bloqueen las terminaciones simpáticas de las glándulas sudoríparas y así evitar que se sude.

Este tratamiento, que tiene una duración de entre seis y ocho meses, no es el único, ya que también se puede utilizar iontoforesis, que consiste en inyectar unas sustancias que inhiben la transpiración a partir de una corriente eléctrica.

Artículos relacionados:

Consecuencias del estrés para la salud

Síntomas de la hiperventilación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *