¿Por qué es tan malo el aceite de palma?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

aceite-palma
El aceite de palma se encuentra en muchos productos alimentarios, incluso, en los que son para bebés, desde hace bastantes años. De hecho, su uso siempre ha estado muy extendido. Sin embargo, ahora está en el punto de mira porque han saltado las alertas sobre sus perjuicios para la salud humana. Pero, ¿qué es exactamente el aceite de palma? ¿En qué productos es más habitual? Y, sobre todo, ¿por qué es perjudicial consumirlo?

Qué es el aceite de palma

El aceite de palma es un aceite de origen vegetal que se produce con los frutos de la palma africana, que se caracterizan por ser como una especie de melocotón en su forma porque tienen una almendra en su interior, que opera como un hueso de fruta, que está rodeado de una estructura dura y un tejido parecido a la cera. De estos frutos es de los que se extrae el conocido como aceite de palma.

Productos con aceite de palma

El aceite de palma se encuentra en multitud de productos alimentarios, aunque siempre es conveniente leer la etiqueta para comprobar si realmente se incluye o no porque no todos los alimentos de los grupos que vamos a mencionar lo incluyen entre sus ingredientes.

Es frecuente, por ejemplo, encontrar aceite de palma en bollería, galletas y pastelería, sobre todo en la industrial, así como en productos que se untan como las margarinas y cremas de cacao o productos para coberturas.

Igualmente, es muy habitual en todos aquellos alimentos que están empanados o precocinados como las patatas fritas o pizzas. Además, el aceite de palma también es muy empleado en los productos que se toman como aperitivos y todos aquellos que son tipo chips y están fritos o tienen un importante componente de grasa.

aceite-palma

Perjuicios para la salud

Uno de los principales problemas del aceite de palma para la salud es el hecho de que tiene una alta presencia de grasas saturadas y más, en concreto, de ácidos grasos saturados de cadena larga. Como ya es conocido, las grasas saturadas son perjudiciales para el organismo cuando se consumen en abundancia y con bastante frecuencia. Por ejemplo, es uno de los factores que contribuyen a aumentar el colesterol LDL, también conocido popularmente como colesterol malo. Esto a su vez propicia la aparición de enfermedades de tipo cardiovascular.

Los problemas para la salud aún son mayores porque hay investigaciones que han relacionado el aceite de palma con la formación de células cancerosas y la metástasis y también con todas aquellas enfermedades metabólicas.

Y, luego están también los problemas derivados de su procesamiento, ya que se somete a procesos con temperaturas superiores a 200 grados centígrados para eliminar su color inicialmente rojizo y mejorar el sabor, lo que lleva a que se formen contaminantes como el glycidol, que es genotóxico y carcinogénico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *