¿Por qué es tan importante el hierro?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

hierro-alimentacion
Muchas veces se habla de la importancia de las vitaminas en el organismo. Sin embargo, los minerales como el fósforo, el magnesio, el potasio y, sobre todo, el hierro son fundamentales para un adecuado funcionamiento del cuerpo. Precisamente, este último –el hierro-, suele ser uno de los que más déficit suele registrar, lo que da paso a las conocidas anemias. ¿Qué importancia tiene? ¿En qué alimentos se encuentra y cómo puede aprovecharse su aporte?

Papel clave

El déficit de hierro suele ser, en general, más común entre las mujeres, máxime cuando están en edad fértil. Una carencia que conviene solventar porque es un mineral fundamental para el organismo y para tener una buena salud. Y es que su papel principal es el de transportar el oxígeno. Su función aún va más allá porque también es fundamental para aumentar la resistencia a muchas enfermedades. Además, su déficit o carencia en el organismo genera síntomas como el cansancio, lo que puede llegar a dificultar el día a día de la persona.

Los mejores alimentos

El hierro puede encontrarse en diferentes alimentos. Por ejemplo, se halla en los que son de origen animal como la carne roja dentro de la que destaca la que es de ternera. Y es que uno de estos filetes permite que el organismo absorba una mayor cantidad de hierro, llegando a asimilar la cuarta parte de lo que contiene.

La yema de huevo también es rica en hierro, así como las verduras y los cereales. Dentro del grupo de verduras, las que más alto contenido tienen son las espinacas. Sin embargo, el nivel de asimilación del mineral en estos productos es menor que el de un filete de ternera.

hierro-alimentacion

Mayor efecto

Para asimilar mejor el hierro en el organismo, es importante combinarlo con otros alimentos que ayudan a que permanezca en el cuerpo. Por ejemplo, es bueno unirlo a aquellos productos alimenticios que son ricos en vitamina C, B6 o B12, así como con el calcio.

Esto puede parecer complicado, pero en la práctica es fácil. Por ejemplo, se pueden cocinar unas lentejas con zanahoria o tomar una naranja de postre después de haber tomado carne o pescado. Sin embargo, es recomendable evitar tomar café, vino tinto o mucha fibra porque dificultan su asimilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *