Los mejores ejercicios para prevenir el infarto

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

ejercicios-prevenir-infarto
Tener un corazón sano requiere unos correctos hábitos de vida en los que dormir y descansar bien y una alimentación saludable es fundamental al igual que controlar el estrés y hacer ejercicio. Sin embargo, muchas veces a la hora de hacer una actividad deportiva se piensa que todas son beneficiosas para el corazón, aunque realmente no es así porque algunas de ellas pueden llegar someterlo a un esfuerzo excesivo. Para elegir bien y practicar deporte de forma saludable, aquí te proponemos los más adecuados para velar por la salud de tu corazón y prevenir un infarto.

Raquetas

Los aficionados a las raquetas tienen unos cuantos deportes que pueden hacer. Por ejemplo, entre los más beneficiosos está el tenis, padel, badminton y el squash, ya que en su práctica se combinan períodos de actividad que es más intensa con otros en reposo, lo que permite mejorar el rendimiento cardiovascular y el metabólico. No obstante, siempre la máxima en estos deportes, como en cualquier otro que se practique, es no llevar al cuerpo al límite. Es decir, controlar que la intensidad sea moderada.

Agua

Las actividades acuáticas también son idóneas para prevenir el infarto. Además, en general, suelen ser más relajantes que las que se realizan fuera de ella. La natación es uno de los mejores deportes y que más beneficios tiene porque ayuda a bajar la tensión arterial y previene el colesterol. Igualmente pueden practicarse otros deportes aeróbicos en el agua como el aquaerobic, pero vigilando siempre que la intensidad no sea alta.

Gimnasia

La gimnasia aeróbica es también idónea para este objetivo, además de ayudar a bajar o controlar el peso, lo que redunda en beneficio para el corazón. Otro de sus beneficios es que ayuda a controlar el nivel de estrés.

ejercicios-prevenir-infarto

Con precaución

Por el contrario, es mejor no realizar algunas actividades deportivas que no son beneficiosas para el corazón, aunque inicialmente parezca que sí lo son. Es el caso del ciclismo y del running porque normalmente se practican con mucha intensidad y es ahí donde radica el problema al someter al corazón a un esfuerzo excesivo. Sin embargo, por ejemplo, sí se puede dar un paseo en bici y caminar un poco más rápido que el paso habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *