Los dolores de cabeza que existen

dolor-de-cabeza-1
Por desgracia todos sabemos lo que es un dolor de cabeza. No hay nadie que haya podido escapar a ellos, aunque hay que decir que las causas del mismo pueden ser muy variadas. No es lo mismo tener dolor de cabeza por un resfriado que tenerlo por nervios, así que conviene saber de dónde procede para solucionar el problema a la mayor brevedad posible.

A continuación menciono los ocho tipos de dolores de cabeza que existen para que los sepas identificar. Toma nota.

Cefalea

Es el dolor de cabeza que se puede notar a uno de los lados, aunque suele hacer más daño en la zona central. También es habitual notar cierta presión en el ojo, aunque por suerte suele remitir al cabo de una hora.

Los expertos han podido demostrar que el hipotálamo se activa cuando sufrimos cefalea, aunque no saben por qué. El hipotálamo es la parte del cerebro que controla el sistema nervioso autónomo, el sueño, la respiración y otros procesos del cuerpo.

Dejar de beber y fumar es una buena idea para decir adiós a este tipo de dolores.

dolor-de-cabeza-12

Sinusitis

Es probable que te duela la cabeza por culpa de un catarro que ha obstruido tus fosas nasales, te provoca estornudos y no te permite respirar con normalidad. También puede pasar por culpa de una alergia, así que no tiene un diagnóstico tan fácil como parece.

Un espray nasal o un humidificador puede solucionar o rebajar la dolencia.

Migraña

Es el dolor más insoportable de todos. Los vasos sanguíneos y las arterias que pasan por el cerebro se inflaman y eso tiene consecuencias muy molestas. La presión arterial aumenta, puedes sentir náusea y tu sistema nervioso se ve superado. Los dolores pueden ser muy intensos durante horas o días, así que hay que tomárselo con filosofía.

Por desgracia no existe un remedio contra la migraña. Todo lo que podemos hacer es recurrir a los medicamentos, que no tienen el mismo efecto para todos los pacientes.

Fatiga visual

Es un dolor que está cada vez más de moda por culpa de los teléfonos móviles y las tablets. Nos pasamos todo el día enganchados a una pantalla y luego pasa lo que pasa. Los ojos se resienten, y por ende nuestra cabeza, que manifiesta su enfado con un dolor que hay que ver si se produce por eso o por problemas oculares. De ahí que sea recomendable acudir a un especialista si el dolor no remite.

dolor-de-cabeza-14

Cafeína

La bendita cafeína, a la que tantas personas están enganchadas a través del café y la Coca-Cola, puede provocar dolor de cabeza de forma indirecta, ya que es la abstinencia la que lo causa. La fatiga y la distracción se pueden sumar a la falta de cafeína, un problema que provoca un incremento de flujo de sangre al cerebro, lo que inflama los vasos sanguíneos desembocando en esa típica presión que sentimos muchas veces al tener dolor de cabeza.

Hormonas

Los problemas hormonales suelen ser un quebradero de cabeza para las mujeres, que ven como la cantidad de estrógeno en su cuerpo disminuye antes de la menstruación. Lo mismo sucede con las pastillas anticonceptivas, que pueden provocar fuertes dolores de cabeza y problemas más graves. De ahí que sea recomendable dejar de tomarlas si los dolores no remiten.

dolor de cabeza

Tensional

Es un dolor de cabeza muy común que por desgracia nos persigue a lo largo de nuestras vidas. De hecho, según un estudio de New England Center for Headache, siete de cada diez personas sufrirán este problema que suele provenir de la mala postura de cuello y hombros. La solución no es otra que relajarse y adoptar una buena postura.

Medicamentos

Hay demasiada gente enganchada a los medicamentos. Es cierto que hay personas que los necesitan para vivir, pero no menos cierto es que hay otras que recurren a ellos a la mínima. Es bueno saber que los analgésicos no solo resuelven los dolores de cabeza, sino que también pueden multiplicar la intensidad de los mismos.

Los dolores de cabeza provocados por la medicación se suelen repartir por la cabeza y la mejor forma de acabar con ellos es dejar de medicarse, aunque durante los primeros días el dolor no desaparece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *