Los alimentos que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter1Share on Google+1

alimentos-enfermedades-cardiovasculares
Las enfermedades cardiovasculares son uno de los principales problemas de salud en la sociedad actual. Unos hábitos de vida más sedentarios y una alimentación, que no siempre es la más adecuada, son los principales factores que han contribuido a que muchas personas estén afectadas por estas patologías y que hayan comenzado a saltar las alarmas por el nivel de incidencia de este tipo de enfermedades sobre la población. La prevención, como siempre, es el mejor aliado. Y una de las mejores formas de tratar de evitar su aparición es la alimentación. Una buena elección de los alimentos que se toman es la clave para evitar la acumulación de grasas en las arterias y la obstrucción de los vasos sanguíneos con el fin de que no se produzcan infartos o accidentes vasculares cerebrales.

Los mejores alimentos

Para prevenir las enfermedades cardiovasculares hay que controlar bien lo que se come y también lo que se bebe. Lo mejor siempre es beber agua, en torno a los dos litros, además de ser muy efectivo el té verde porque tiene un importante poder quemagrasas, que ayuda a que no se acumulen grasas en el organismo, sobre todo, en las arterias.

En cuanto a los alimentos, la clave está en comer de la forma más saludable posible. Por ello, frutas y verduras deben formar parte de la dieta diaria porque tienen muy poco contenido en grasa –entre otros beneficios-, siendo lo recomendable tomar cinco raciones al día. La mejor forma de consumirla es hervida, aunque otras opciones para incorporarlas a la dieta es prepararlas en ensalada, cremas o bien añadirlas a las legumbres o al arroz.

En la dieta tampoco pueden faltar los cereales, aunque deben ser integrales, tanto a la hora de comer pan como pastas. El arroz igualmente tiene que ser integral. Para no aburrirse de tomar siempre lo mismo, hay que recordar que existe una amplia gama de cereales como la avena, trigo, centeno… y la quinoa, que está considerada como un superalimento por sus múltiples beneficios.

alimentos-enfermedades-cardiovasculares
Dentro de las proteínas, una buena opción son los pescados azules porque contienen grasa poliinsaturada como el Omega 3, que es muy beneficiosa para el organismo y, en este caso, concreto para el sistema circulatorio porque reduce los triglicéridos en sangre, lo que conlleva una menor afección cardiovascular. Su consumo siempre es bueno, aunque debería ser de tres veces a la semana como mínimo. Salmón, sardinas, atún, anchoas o boquerones son algunos de los mejores pescados azules.

Los frutos secos tampoco se deben desterrar de la dieta porque ayudan a reducir los niveles de colesterol y a controlar la tensión. Además, tienen un bajo contenido en grasa saturada, mientras que son ricos en poliinsaturadas que son beneficiosas, como ya hemos comentado, para el organismo.

Y, finalmente, aunque no por ello menos importante, está uno de los productos estrella de la dieta mediterránea: el aceite de oliva. Diversas investigaciones han demostrado que ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, lo que lo convierte en idóneo para cocinar y aliñar, aunque siempre con moderación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *