El color de la orina y las heces dice mucho sobre tu salud

en el bano
¿En qué te fijas para saber si estás bien de salud? Probablemente en lo que te dice el médico cada vez que te da los análisis de sangre. Si todo está en orden y no te duele nada, no debes preocuparte. Sin embargo, hay síntomas que no hacen ruido, y uno de ellos es el color de la orina y las heces.

Antes de nada, conviene decir que los alimentos que ingerimos pueden hacer que el color cambie de forma provisional. Lo alarmante llega cuando el color poco habitual se mantiene en el tiempo.

El color de la orina

La orina debe ser del color de la paja. Es lo que dicen en la Universidad de Newcastle, en el Reino Unido. No les falta razón si tenemos en cuenta que una orina demasiado clara denota un exceso de agua que el cuerpo no necesita, mientras que la deshidratación puede hacer que esa orina tenga un color amarillo intenso. Teniendo en cuenta eso, podemos beber más o menos agua para llegar a esos 2 o 2,5 litros de agua que se recomiendan al día.

Si el color es rojo y no es debido a la ingesta en abundancia de moras, arándanos y otros productos similares, puede deberse a una infección, a un cáncer de próstata o vejiga… Es muy importante acudir al médico cuanto antes y hacerlo de urgencia.

El color verde y el azul son distintos. Puede deberse al colorante de los alimentos o al azul de metileno que encontramos en algunos medicamentos o procedimientos de diagnóstico.

mujer en el WC

El color de las heces

Tres cuartos de lo mismo sucede con las heces. Si el color es amarillo intenso y huele muy mal, quiere decir que no hemos sido capaces de absorber bien los alimentos. Si ese amarillo es pálido, puede tener que ver con la ingesta de medicamentos o con problemas en el intestino, el páncreas, la vesícula biliar o el hígado. Es importante acudir al médico cuanto antes.

Si el color de las heces es negro el problema puede ser muy grave. No te asustes porque puede deberse a la ingesta de alimentos como las galletas Oreo o la regaliz, así que descártalo de buenas a primeras. Si se prolonga en el tiempo, puede ser debido a una hemorragia en el intestino o en el estómago, lo cual exige acudir a urgencias rápidamente.

Para terminar, si el color rojizo es el que predomina en las heces, el problema puede ser de hemorroides, aunque también puede deberse a un sangrado en el intestino inferior.

Curiosidades, Salud, ,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *