Ejercicios físicos para luchar contra el estrés

estresado
¿Quién no se ha estresado alguna vez en la vida? ¡Todos hemos pasado por momentos estresantes! El trabajo, los problemas familiares, las relaciones sentimentales que se complican… Hay momentos en los que lo pasamos francamente mal por culpa de los nervios, algo que no debería preocuparnos en exceso en un momento puntual, pero que empieza a ser preocupante cuando se convierte en algo crónico. De hecho, podemos sufrir un ataque al corazón o un infarto cerebral, aunque una persona que esté sana no tiene por qué llegar a ese punto.

En cualquier caso, como más vale prevenir que curar, conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones relacionadas con el ejercicio físico. Pequeños gestos para alejarnos de la ansiedad y vivir mejor cambiando los hábitos negativos a base de constancia.

Andar

Con media hora al día es suficiente. Te vendrá muy bien salir de casa y respirar aire puro, para lo cual te recomiendo moverte por parques. El paso, si puede ser rápido, mejor que mejor. No tardarás en notar los resultados.

Correr

Si te ves con fuerzas y ganas para ir a correr, te estarás haciendo un gran favor. Salir a correr un cuarto de hora cada día es buenísimo. Aprovecha las horas más adecuadas del día para hacerlo, evitando las franjas más frías o más calurosas en función de la estación.

runneando

Ir en bicicleta

Si lo tuyo es la bicicleta, también estás de enhorabuena. Unos 20 minutos al día de paseo fortalecerán tus músculos y harán que tu estrés vaya desapareciendo. Pensarás en otras cosas y mejorará tu ritmo de respiración.

Ejercicios para hacer en casa

Hay días en los que es mejor quedarse en casa, lo cual no quiere decir que no puedas hacer ejercicio. Puedes llevar a cabo rutinas para destensar la nuca, los hombros y los brazos. También puedes realizar ejercicios para el tronco, siempre utilizando una esterilla para apoyar el cuerpo. Para que te resulte más ameno, te recomiendo poner música mientras vas realizando tus “deberes”. Después, cuando hayas terminado, apuesta por un baño relajante si tienes la posibilidad de disfrutarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *