Consejos para evitar la candidiasis vaginal

candidiasis-vaginal
La candidiasis vaginal se define como una infección genital, que está producida por el hongo cándida, que desequilibra la flora vaginal, dando como resultado irritación en la zona y malestar. Es una infección que realmente la puede tener cualquier mujer, aunque hay factores u otras patologías que la favorecen. Además, su aparición suele aumentar en verano por llevar el bikini mojado o bien no secar adecuadamente esa zona, así como por un aumento de las relaciones sexuales esporádicas sin protección.

Factores de riesgo

Hay mujeres que son más propensas que otras a tener candidiasis vaginal porque hay una serie de factores que la favorecen. Entre ellos, por ejemplo, está padecer enfermedades como diabetes u obesidad, aunque también hay otros motivos como una bajada de defensas o la toma de algunos medicamentos. Igualmente, propician su aparición las relaciones sexuales sin protección y llevar el bikini y el bañador mojado durante mucho tiempo.

Todos estos factores son los principales motivos que favorecen la aparición de esta infección, ya que con este hongo va desapareciendo la flora que protege la vagina de los agentes externos.

Síntomas y tratamientos

Los síntomas más comunes es el aumento del flujo vaginal, que además se vuelve más blanco-amarillento y más espeso, además de tener mal olor. También, se nota mucha irritación y picor. Incluso, se puede llegar a tener dolor en el bajo vientre.

candidiasis-vaginal
Para poner el tratamiento adecuado, el médico debe hacer un análisis del flujo vaginal para descubrir el agente que está causando la infección y cerciorarse de que es el hongo cándida. Normalmente, se suelen pautar óvulos o medicación oral.

Prevención

Para evitar este tipo de infecciones se pueden seguir una serie de consejos. Entre ellos, por ejemplo, figuran pautas de alimentación para que no se alimente a este hongo. De esta manera, hay que tomar yogur, leche agria y vitamina C.

Por otra parte, hay que evitar otra serie de alimentos o productos alimentarios. En la lista de los prohibidos está el azúcar, que facilita que crezca el hongo, así como los hidratos de carbono, patatas, almidones y harinas refinadas. Tampoco es bueno comer levadura, siendo aconsejable reducir la toma de pan y cerveza.

Finalmente, es conveniente seguir otros hábitos como no lavarse la vagina por dentro ni realizar duchas vaginales para evitar eliminar la flora protectora, ni utilizar ropa excesivamente ajustada. Siempre es mejor llevar braguitas algodón.

Enfermedades, Prevención,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *