Consejos para acabar con el mal aliento

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

mal-aliento
Tener mal aliento es algo muy común. De hecho, muchas personas al levantarse o en algún otro momento del día suelen notar que su aliento no huele bien. Aunque puede ser un problema y un síntoma de alguna enfermedad, en general del sistema digestivo, lo cierto es que la halitosis puede aparecer de manera puntual y esporádica porque no se ha hecho bien la digestión, se ha tomado algún medicamento que no ha sentado bien o no se realiza la higiene bucal de forma adecuada, entre otros muchos factores. Para eliminarlo, siempre que no esté relacionado con una enfermedad y el mal aliento sea ocasional, te vamos a dar unos trucos para combatirlo y acabar con él.

Remedios naturales

Uno de los mejores trucos para acabar con el mal aliento es beber té de menta. Es un remedio muy efectivo, al igual que otro tipo de infusiones como las de hierbabuena o el eucalipto. Cualquiera de estas tisanas las puedes tomar después de comer o bien cuando notes la halitosis.

Beber agua con limón es también muy útil porque es una combinación que permite limpiar la boca gracias al toque ácido que aporta el cítrico al agua y con la que se eliminan posibles bacterias o agentes que puedan causar el mal aliento.

Otro remedio casero es la canela. Masticarla o bien añadirla a algún producto si no se quiere tomar sola como, por ejemplo, un yogur, ayuda a combatir el mal aliento. Esta solución también funciona si se mastican o se tienen en la boca granos de café como si fueran caramelos. Beber un poco de anís igualmente reduce el mal olor de la boca.

mal-aliento

Higiene

Aunque se cepillen bien los dientes, a veces la limpieza que se hace no es completa y quedan algunos agentes que pueden originar el mal olor. Para acabar con ello, si el problema procede de ahí, es muy útil utilizar el hilo o la seda dental para limpiar entre los dientes y las muelas, donde es frecuente que muchas veces queden restos de comida que no se retiran con el cepillado.

Además, se puede utilizar algún enjuague bucal –siempre es buen consultarlo con el dentista-, para completar la limpieza. Aunque hay muchos disponibles, también es posible hacer uno en casa con productos naturales. La preparación es fácil. Solo hay que hervir dos tazas de agua con perejil y añadir un poco de la especia clavo.

Otro enjuague muy sencillo y fácil de hacer, sobre todo si se tiene menos tiempo, es mezclar vinagre de manzana con agua. En el vaso tienes que poner la misma cantidad de los dos ingredientes.

Sea cual sea la combinación del enjuague, siempre tienes que pasarlo por toda la boca y mantenerlo un minuto de tiempo aproximadamente. Verás como el mal aliento ha desaparecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *