Cinco motivos por los que merece la pena comer chocolate negro

comiendo chocolate
¿Necesitas algún motivo para comer chocolate negro? ¡Seguro que no! El simple hecho de que sea delicioso es más que suficiente. Sin embargo, es probable que tengas ganas de justificar su ingesta ante quienes te dicen que no deberías comer tanto. En ese sentido, nada mejor que seguir leyendo este texto, ya que te damos cinco motivos por los que no deberías perderlo de vista:

Protege tu corazón

Contiene grasas saturadas, sí, pero se ha demostrado que éstas pueden ser beneficiosas. La explicación hay que buscarla en un tercio de las grasas de la manteca de cacao, que al contener ácido esteárico puede convertirse en ácido oleico gracias a la actuación del hígado. Dicho ácido está considerado una grasa monoinsaturada buena para el organismo, puesto que reduce los niveles de colesterol malo (LDL) e incrementa los niveles de colesterol bueno (HDL).

Tu cerebro lo agradecerá

Al igual que sucede con el corazón, el flujo de sangre al cerebro es mayor gracias al chocolate negro. Eso puede hacer que nuestra función cognitiva mejore y hasta puede prevenir la aparición de accidentes cerebrovasculares. La clave está en los contenidos de teobromina, un estimulante natural con efectos terapéuticos que no llega a ser tan potente como la cafeína.

Es antioxidante

No es el secreto de la juventud eterna que guarda bajo llave Jordi Hurtado, pero como mínimo sabemos que previene el envejecimiento prematuro por el hecho de liberar el cuerpo de los radicales libres, que son los que provocan el daño oxidativo de las células.

chocolate negro 2

Bueno para los dientes

La teobromina que he mencionado anteriormente no solo es buena como estimulante, sino que también endurece el esmalte dental. Además, si la higiene dental es correcta, el chocolate negro puede ayudar a prevenir la caries.

Combate la fatiga crónica

Muchos científicos creen que el chocolate negro mejora el funcionamiento de los neurotransmisores, como por ejemplo la serotonina. De hecho, un estudio llevado a cabo en Inglaterra reveló que los pacientes que lo consumieron todos los días durante 8 semanas se sintieron mejor justo después de la ingesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *