Causas del insomnio

insomnio
¿Sabías que el insomnio es el trastorno de sueño más frecuente? Eso sí, es más común en mujeres, ancianos y personas que sufren determinados trastornos psicológicos. Como sabes, consiste en la incapacidad para conciliar el sueño o para mantenerse dormido, lo que puede provocar consecuencias negativas: cansancio, sueño, ansiedad, depresión, trastornos de memoria, reducción de la atención, irritabilidad, nerviosismo, aumento de las probabilidades de sufrir un accidente… ¡Y es que descansar bien es esencial para tener una buena salud!

Para poder tratar mejor el insomnio, es imprescindible averiguar qué es lo que provoca este trastorno, independientemente de que se trate de un trastorno temporal o crónico. Por eso, a continuación vamos a hablarte de las causas principales.

Malos hábitos de sueño

La causa principal del insomnio es no mantener una buena higiene del sueño, es decir, dormir siestas largas, consumir alcohol y/o cafeína, practicar ejercicio intenso antes de ir a dormir, tener horarios irregulares para acostarse y levantarse, realizar actividades intelectuales antes de irse a la cama…

Causas externas

Aunque las anteriores son causas que podemos evitar, a veces no está al alcance de nuestra mano cambiar otras: cambios de horario en el trabajo, los viajes, determinados cambios físicos, el consumo de determinados fármacos (antihipertensivos, hormonas, estimulantes, antidepresivos, esteroides…), determinadas condiciones climáticas….

Enfermedades

El insomnio también puede estar producido por determinadas enfermedades o patologías, como algunos trastornos cardiovasculares, pulmonares, de conducta alimentaria, endocrinos y neurológicos. Por supuesto, también afectan las enfermedades crónicas que causan dolor y los trastornos psicológicos como la depresión o la ansiedad. Por otro lado, debes saber que existen algunas enfermedades que se producen durante el sueño y que también perjudican el descanso. Nos referimos a patologías como el síndrome de apnea del sueño o el síndrome de las piernas inquietas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *