Agua: tipos y características para elegir la más adecuada

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

agua-salud
Beber agua es necesario para que el cuerpo esté bien hidratado, sentirse mejor y ayudar al organismo a depurarse. Son funciones muy conocidas del agua, pero su ingesta presenta otra serie de beneficios para las personas que van más allá de las ya mencionadas.

Y es que en el mercado pueden encontrarse diferentes clases y tipos de aguas minerales. Cada una tiene una serie de características por las que se convierten en más idóneas para su consumo en función del estado de salud de cada persona. Para aprovechar todas esas propiedades, no hay que olvidarse de tomar la cantidad de agua diaria recomendada –suele ser de dos litros-, para que los órganos funcionen y realicen su actividad mejor. Entre las más comunes están las que aquí te contamos.

Hiposódicas

Bajo esta denominación, se engloban todas aquellas que tienen menos de 200 miligramos por litro de sodio. Un motivo por el que son las más recomendables para personas que tienen problemas de hipertensión o renales.

Bicarbonatadas o alcalinas

Estas aguas se definen por ser ricas en bicarbonato por lo que tienden a facilitar la digestión y a neutralizar la acidez de estómago. Además, también es recomendable beberlas para evitar la retención de líquidos porque suelen ayudar a eliminarlos.

Los beneficios de las aguas minerales bicarbonatadas o alcalinas van aún más allá, puesto que se aconsejan para personas que tienen diabetes o problemas con los niveles de azúcar, ya que su respuesta glucémica es mucho mejor que la de otras clases de aguas.

agua-salud

Magnésicas

Estas aguas se caracterizan por su alto contenido en magnesio. Un motivo por los que son de utilidad para prevenir y evitar casos de estreñimiento y también de estrés. También son muy beneficiosas para los dientes y para los huesos.

Cálcicas

Las aguas cálcicas se denominan así por su alto contenido en calcio. Entre sus propiedades saludables para el organismo se encuentra la prevención de la osteoporosis, aparte de ayudar a la mineralización de huesos y dientes. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado si se es propenso o se tienen cólicos nefríticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *